Lords of the Fallen

Lords of the Fallen 1.0

Si te caes, levántate y vuelve a caer

Lords of the Fallen parece recrearse en su condición de alternativa accesible a Dark Souls. Pero mientras Dark Souls 2 sigue manteniendo la atención de los usuarios gracias a su DLC y su amplia experiencia de juego, ¿puede ofrecer lo suficiente Lords of the Fallen como para atraer a nuevos jugadores o a los aficionados a este género? Ver descripción completa

PROS

  • Atmosférico
  • Combates de peso
  • Buena selección de enemigos y armas

CONTRAS

  • Le falta variedad

Bueno
7

Lords of the Fallen parece recrearse en su condición de alternativa accesible a Dark Souls. Pero mientras Dark Souls 2 sigue manteniendo la atención de los usuarios gracias a su DLC y su amplia experiencia de juego, ¿puede ofrecer lo suficiente Lords of the Fallen como para atraer a nuevos jugadores o a los aficionados a este género?

Almas caídas

Las comparaciones con los juegos de Souls son justificadas, en especial si se tiene en cuenta su foco en las animaciones y en el deliberado ritmo de su acción. Caminar por su mundo se rige por barras que reflejan tu salud, energía y magia, y que se deben cuidar de forma cuidadosa.

Después de un poco más de tiempo jugando a Lords of the Fallen, las diferencias empiezan a aparecer. Su estructura es más lineal y se basa en una estructura de objetivos, por ejemplo, pero también parece invitar a enfrentamientos individuales con otros rivales.

El único momento en que esto cambia es las luchas contra los jefes, donde los líderes parecen disponer de secuaces infinitos. Ello puede hacer que acabes enfurecido contra el peso de estos últimos en lugar de centrarte en el peligro más importante.

Al igual que en Dark Souls, al morir se mantiene la XP acumulada. Aquí, en cambio, tras resucitar se empieza a a reducir la experiencia mediante un temporizador, con la presión que ello conlleva. En mi caso, hizo que intentará pasar por donde se encontraba un temible guerrero para poder recuperar mi XP perdida. Por desgracia, el camino me llevó a otra criatura igual de feroz (mientras el caballero seguía en mi caza), con lo que acabé atrapado. Muerte rápida y lección no aprendida, ya que volví a hacer lo mismo una y otra vez para intentar recuperar mi XP.

Este tipo de pequeñas alteraciones aparecen a lo largo de Lords of the Fallen y sirven para añadir un poco de mezcla y así lograr el interés que buscan los veteranos de Dark Souls.

De la vieja escuela

Lords of the Fallen ofrece una gran cantidad de armas y protecciones para marcar la forma de atacar y abrirse paso en combate de Harkyn. Además, cuenta con algunas opciones extra como conjuros y unos guantes para lanzar proyectiles.

Pero cada una de las virtudes de los combates cuenta con pequeños problemas. Lo más destacable es que el juego, en general, parece diseñado siempre para jugar con ratón y teclado en lugar de con un joystick.

Hay una mezcla de acciones para cada botón que resulta incómoda, más si se tiene en cuenta que algunos de los botones de los mandos no se utilizan. Aunque puede que esto tenga algo que ver con mis 300 horas jugando a Dark Souls, no es posible beber tanto de un juego y no esperar que se compare con él.

Jugar con los controles WASD es una opción más recomendable. Los ataques suaves se realizan con el botón derecho del ratón y los más potentes con la tecla E. Hay también una docena de comandos más que, en conjunto, pueden usarse pero no parecen del todo bien pensados.

Una broma en la nieve

Técnicamente, Lords of the Fallen tiene un aspecto excelente si juegas en un buen PC. Pero incluso jugando con un equipo potente, tuve que tocar algunos ajustes para conseguir un buen equilibrio entre rendimiento y aspecto.

Los escenarios son opresivos, góticos y terrenales, llenos de horribles pesadillas y bestias descomunales. Lords of the Fallen muestra una atmósfera oscura que, sin embargo, se acaba haciendo repetitiva y deprimente. Si en Dark Souls el mundo cambia de aldeas soleadas a tierras pantanosas, Lords of the Fallen tiene siempre de protagonistas a los castillos y la nieve.

El diseño de los personajes y criaturas influye mucho en ellos y en la experiencia de juego. La sensación es que cada enemigo tiene distinta capacidad de resistencia y que su estilo de combate se basa en su propio diseño, y no en el azar. De los arqueros a los gigantes arácnidos ocultos, la variedad de enemigos impresiona pese a su aspecto predecible.

Harkyns vuelve a Dark Souls

Lords of the Fallen intenta, sin éxito, enfrentarse cara a cara con Dark Souls, lo cual no debería hacer menospreciar los logros del juego. Sí se trata de una buena alternativa al juego que definió un género y, aunque los fans del original pueden tener problemas para adaptarse, los recién llegados podrían apreciar su menor dificultad y una historia más cerrada y accesible.

Estoy contento de contar con Lords of the Fallen en mi colección. Si bien no es mi juego de cabecera, sí es una buena y atractiva opción.

Lords of the Fallen

Descargar

Lords of the Fallen 1.0